Menudo chasco

Tenía mis esperanzas e ilusiones puestas en ello. Todo indicaba que podía ser algo superior. Una nueva experiencia, saliendo de la zona de confort pero para conseguir algo que me haría crecer.

Y cuesta, porque no es lo habitual, porque tienes que romper algunas barreras que yo misma me había puesto y que por fin estaba dispuesta a derribar.

Por eso todavía fastidia más. Porque corrí el riesgo, confíe, me lancé al vacío y… No había red. Menudo Chasco.

Pero sabes, ¿No todo tiene que salir bien? Y esto no quiere decir que lo haya hecho mal. Hay muchos factores que han influido y sé cuáles son los que yo puedo controlar. Esos no volverán a fallar, seguro. Cierto es que de los errores se aprende y tras un chasco habrá una nueva ilusión.

Photo by George Becker on Pexels.com

Hoy puede que no esté pasando por mi mejor rato. Es más, mandaría a alguno a tomar viento fresco, pero mañana será otro día con nuevas opciones. Oportunidades que por esto no voy a dejar pasar.

Menudo Chasco. Yo he fallado pero tú… Lo has hecho fatal y creo que sales peor parado, así que analiza también tus fallos y aprende de ellos, tienes buena tarea por delante.

Mientras tanto… Esto es solo una experiencia en la que aprendo un poco más de mí. Ahora sé que soy capaz y si a la primera no ha podido ser, lo será a la segunda o a la tercera (que va la vencida). Lo que tengo claro es que volveré a saltar, eso sí, asegurando que la red está bien colocada ahí abajo para que no se repita el resultado.

Menudo Chasco… Una pena, pudo haber sido bonito, pero no salió. Tampoco hagamos el drama que más se perdió en Cuba y volvimos cantando, así que cualquier día vuelvo a las andadas. ¡Seguro!

A %d blogueros les gusta esto: