El Paradigma de lo Auténtico

Mira que hay piropos, cumplidos y lindezas que se le pueden decir a una persona. Pues él me dijo que yo era el Paradigma de lo Auténtico.

¡Menudo subidón! Fue lo más bonito que había oído en mi vida. Ni en las pelis ñoñas de superamor. Y me llegó así, de repente, en un momento y de una persona tan inesperados que hizo que su significado se magnificara.

Porque yo, en mi cogotonería congénita, desde bien pequeña, me empeñé en ser y hacer como creía que debía ser y debía expresarme. Eso provocó que pudiera parecer un poco «diferente» a lo que se esperara de alguien como yo.

No digo que fuera la más original del mundo, pero bueno, tenía alguna rareza que otra que de vez en cuando me hacían llamar la atención, pero a mí… ¡Plin!

Photo by Greta Hoffman on Pexels.com

Y lo que empezó siendo una sudadera hortera y unos pendientes y tatuajes de más, se convirtió en un empeño muy gordo por defender y vivir según lo que considero como bien (que muchas veces son cosas raras).

Durante toda mi vida he tenido que oir cosas como: «¿Por qué no haces eso como todo el mundo?»; «¿No es más fácil hacerlo y no llamar la atención?»; «¡Te aguantas! Es lo que hay»… Como me enfadaban estas frasecitas… Así que oir las palabras Paradigma de lo Auténtico fue como música celestial para mis oídos.

No quiero ser diferente, pero si quiero diferenciarme. No reniego de la mayoría, pero abrazo lo singular. No busco la originalidad, pero si la autenticidad. Así que gracias por verlo y gracias por decírmelo. Me lo guardo como el mejor cumplido que me han hecho (y creo que me harán).

Y yo seguiré en mi línea. Con mis sueños, mis ideas locas y mis esperanzas. Buscando que mi felicidad encaje en este Mundo. Mundo lleno de contradicciones como yo, y como todos. Reconociendo lo diferente en cada uno, lo que se sale fuera de la norma de cada cosa, preservando lo extraordinario en lo rutinario.

¡Gracias Superhéroe!

A %d blogueros les gusta esto: