Sin decir adiós

Y un día te das cuenta de que ya no estás. Buscas el último mensaje… Hace un mes. La última vez que hablasteis… Mi cumpleaños. Última visita… En Navidad.

¿Por qué? Pues no lo sé. Podemos buscar mil excusas pero… Con ellos sigo igual y contigo no.

Y si hoy te llamo… ¿Será lo mismo? Si hoy nos vemos… ¿Reiremos igual? Quiero pensar que sí, que será como si nos hubiéramos visto ayer.

Pero sabemos que eso no va a pasar. Ya no estás y ya no estoy. No hay un motivo, ninguna razón, pero así es. Nos hemos ido cada uno por su lado, caminos en direcciones diferentes que nos separan, sin darnos cuenta, sin despedida, sin decir adiós.

No sé cuándo empezamos a andar cada uno por su lado, en qué momento nos soltamos porque, ¿Te acuerdas? Andábamos cogidos de la mano, ¿Cuándo te solté? ¿Cuándo dejé que me soltaras?

¿Cuando nos soltamos?

Hoy veo que estamos lejos, que cada día avanzamos unos pasos y la distancia cada vez es mayor. Es posible que ya no podamos volver a cruzar nuestros caminos. Y todo sin despedida, sin decir adiós.

No nos despedimos, no nos hemos dicho adiós, pero nos hemos alejado. Hemos desaparecido el uno de la vida del otro. Dejamos de esforzarnos y ahora es tarde.

Por un lado es como si no hubiera pasado, siento que todo lo que vivimos juntos no fue real porque hoy no duele. No hay adiós, no hay despedida, no hay duelo, no hay pérdida… Pero si, ha pasado.

Quiero que sea así, hacer como si no hubiera pasado nada. Fingir que no te echo de menos. Creer que como no hubo adiós todavía estás. Engañarme y pensar en ti como si todavía me dieras la mano. No voy a reconocer que se acabó. No voy a dejar que desaparezcas de mi vida, de mi recuerdo, aunque te hayas ido sin decir adiós.

Pero tampoco voy a buscarte, no voy a ir tras de ti. Porque yo no te dije adiós, pero tú a mí tampoco. Los dos hemos dejado que pase y ninguno le ha puesto solución. Ahora es tarde. Ahora no estás aunque nunca nos dijimos adiós.

A %d blogueros les gusta esto: